[tt_section_title enable_subtitle=”enable” subtitle_font_weight=”bold” title_intro=”Dichos de las Fiestas de Moros y Cristianos” title=”Dichos del -Cristiano” title_font_size=”45px”]Dichos cristianos Fiestas de Moros y Cristianos

PRIMER ENCUENTRO

Cristiano…

Queridísimos soldados
hijos de la noble España
que grande es el regocijo
que hoy radica en nuestras almas

Hoy es día señalado
para todos los cristianos
se celebra el dulce nombre
de nuestro Jesús amado

Quisiera que mis palabras
hoy os pudieran hacer
una clara descripción
de lo que esa imagen es

Más imposible lo encuentro
podéoslo yo explicar
pues tantos dones posee
que palabras no he de hallar

Pero vasta con deciros
que es bueno infinitamente
sabio, justo, piadoso
y creador de lo existente

Que siendo Dios se hizo hombre
para a sus hijos salvar
y librarnos con su sangre
del poder de Satanás

Nos predicó la doctrina
que nosotros adoramos
camino recto y seguro
para llegar a salvarnos

Después murió en una cruz
entre ladrones clavado
solo para darnos la gloria
y librarnos del pecado

Mas luego resucitó
y a los cielos se subió
y muy pronto desde allí
su bendición nos mandó

Así es que teniendo en cuenta
solamente su bondad
todos con mucho fervor
le debemos adorar

Debemos morir gustosos
por defender sus grandezas
dando muerte a los herejes
si a insultar alguno llega

Y como sabéis que estamos
con el moro en cruda guerra
no hay que estar muy descuidados
por si hoy aquí llegan

Ya sabéis que han prometido
que a este sitio han de llegar
y a esa imagen tan preciosa
cautiva han de llevar

Que llegaran a apoderarse
de todas nuestras riquezas
de las plazas y castillos
y de todas las fortalezas

Que si logran a combatirnos
a todos han de vencer
y que de la España entera
dueños se tienen que hacer

Pero todas sus promesas
muy equivocadas van
porque al soldado español
vencerlo no han de lograr

Pues si es que es necesario
hoy nuestra vida entregar
por defender esa imagen
gustosos la habemos de dar

Pero hagamos aquí punto
y que siga la procesión
y celebremos alegres
la gloria de nuestro Dios

Y tal vez hoy a nuestro paso
el moro se nos presente
y si no estamos alerta
alguna traición nos juegue

Así es que todos alegres
y alerta vamos marchando
y llenos de regocijo
nuestra fiesta celebrando

Pero esperad,…¿Qué diviso?
si la vista no me engaña
detrás de aquella esquina
está ese infame canalla

Sin duda están esperando
jugarnos una emboscada
pues me parece que el jefe
a sus tropas las prepara

Coged al punto las armas
y más de aquí no pasemos
hasta ver sus intenciones
tranquilamente esperemos

Parece que se dispone
a sus tropas a hablar
silencio, a ver si podemos
sus palabras escuchar

Moro…

Ya ha llegado sarracenos
lo que tanto deseabais
ahora podéis demostrar
las palabras que me dabais
.
.
.
De las plazas, castillos
y riquezas que poseas
será dueño mi sultán
en cuanto tú también seas

Cristiano…

Sarraceno, más no sigas
no sigas más adelante
y haz el favor enseguida
de aquí este sitio marcharte

¿Creías que al Cristiano
venías aquí a engañar
con hipócritas palabras
ofreciéndole la paz?

¿Crees que le hace falta al cristiano
que le defienda tu espada?
poco le importa la guerra
con las tropas mahometanas

¿Creías que te iba a entregar
esa imagen tan sagrada?
que equivocado vivías
si en esa creencia estabas

Pero si morir no quieres
márchate ya te repito
que si no hoy aquí han de ocurrir
cosas que el mundo no ha visto

Moro…

¡Cristiano!, nunca esperaba de ti
tal contestación
si es que la guerra declaras
se logrará tu intención
.
.
.
De risión ha de servir
por las calles de Turquía
y ultrajada se verá
por toda la morería

Cristiano…

Detén tu boca sacrílega
detén tu lengua malvado
demás paciencia he tenido
por haberte hoy escuchado

Jamás nadie en mi presencia
a insultar se ha propasado
a la religión cristiana
ni a ese niño soberano

Pues mejor quisiera yo
mi cuerpo pisotearan
y quisiera morir antes
que a ese niño insultaran

Así es que más sarraceno
no te puedo tolerar
prepara ya tus soldados
que vamos a pelear

Que la sangre del cristiano
hirviendo está sin cesar
al ver que hoy has venido
de mi Dios a blasfemar

Moro…

¡Oh!, que fuerte te presentas
estúpido y vil cristiano
solo consigue tu irá ( Ja Ja Ja )
hacer reír al mahometano
.
.
.
Piénsalo muy bien cristiano
piensa tu resolución
antes de ver sucumbir
a todo tu batallón

Cristiano…

¿Qué lo piense muy bien dices?
¡So pérfido mahometano!
tú no conoces la fe
que adoramos los cristianos

Renunciar de mi doctrina
cuando es la más verdadera
de todas las religiones
que se adoran en la tierra

Dices que valgo muy poco
y que cuenta no me doy
de lo que vale el cristiano
tú te convencerás hoy

Pronto iremos al combate
y allí te demostraré
que uno a uno a todos juntos
con mi espada os venceré

Con que ya no hay más camino
que uno de estos a elegir
o convertirte en cristiano
o prepararte al combate
o alejarte ya de aquí

Moro…

¡Sarracenos! Es imposible
con razones hoy lograr
que estos canallas cristianos
desistan de pelear
.
.

Si me consigues vencer
si que me bautizaré
pero si yo a ti te venzo
de tu sangre beberé

Cristiano…

Moro orgulloso, insolente
¿Ya has parado de insultar?
¿Has preparado a tus tropas
para la lucha empezar?

Pues prepárate al momento
que ya ha llegado la hora
de que mis tropas acaben
con toda la raza mora

No quedará ni un ser vivo
de esa pérfida canalla
ni un átomo quedará
de la raza mahometana

(Saca la espada)

¡Soldados, a la batalla,
vamos enseguida a las armas
que salga siempre triunfante
la noble y querida España!

No temáis aunque el combate
hoy se llegará a perder
porque esa divina imagen
nos ha de favorecer

Colocadla ya en el centro
en sitio que esté segura
y con el mayor valor
envestid todos a una

¡Muera el profeta Mahoma!
¡Muera esa infame caterva!
¡Muera aquel que nuestro niño
a insultar aquí se atreva!

Moro…

¡Fuego pronto mis guerreros!
¡No temáis entrar en fuego!
¡Que salga siempre triunfante
el ejercito agareño!

FIN DEL PRIMER ENCUENTRO

SEGUNDO ENCUENTRO

Cristiano…

Queridos soldados míos
¿Qué es lo que aquí ha pasado?
que vemos a nuestro ejército
por los moros destrozado

Esto es una vergüenza
que hayamos sido vencidos
y que el ejército moro
victorioso haya salido

¿Que se dirá de nosotros
cuando se escriba en la historia
la derrota del cristiano
y del moro la victoria?

¿Que se dirá de nosotros
cuando estas cosas se lean?
quizás que nuestros hermanos
nuestros fracasos no crean

Si nuestros antepasados
la cabeza levantaran
tal vez con mucha razón
de nosotros renegaran

No os quepa la menor duda
nos tratarían de cobardes
y como tendrían razón
no podríamos replicarles

Pero decidme soldados
¿Dónde nuestro Niño está?
¿También, es que a nuestra huida
lo abandonamos quizás?

Por los cielos sacrosantos
¿Qué habéis hecho desgraciados?
habéis perdido también
a nuestro niño amado

Esta es la mancha mayor
que caernos ha podido
salir huyendo y dejar
a nuestro niño perdido

Cautivo estará sin duda
por esa infame caterva
y quizás hasta arrastrado
se esté viendo por la tierra

¿Como es que en llanto desecho
no morimos en pensar,
que a nuestro niño precioso
llegamos a abandonar?

Dios bendito, ampáranos
en trances tan angustiosos
ángeles y serafines
rogad a Dios por nosotros

Virgen Santa de los cielos
Madre del verbo divino
ampáranos con tu manto
que hoy nos hayamos perdidos

Llorad soldados queridos
que otro remedio no queda
más valiera que antes de esto
nos sepultara la tierra

Llorad mujeres cristianas
nuestra derrota llorad
que nuestra España entera
hoy avergonzada está

Mirad allí donde viene
esa turba mahometana
y mirad que traen en medio
nuestra imagen soberana

Si la vista no me engaña
de burla viene sirviendo
y en su cabeza un turbante
me parece que estoy viendo

Soldados, no consintamos
que nuestro Niño sagrado
se halle lejos de nosotros
y por el moro ultrajado

Combatamos por lograr
el poderlo rescatar
mientras que sangre en las venas
nos hubiera de quedar

Pero antes de decidirnos
a la batalla empezar
que otorgue nuestro perdón
le debemos suplicar

Así es que todos humildes
aquí en tierra postrados
pidámosle fervorosos
no nos deje abandonados

De rodillas los cristianos

( Se quita el sombrero )

¡Oh! Santo Niño Glorioso
padre de todos los hombres
aquí tienes a tus hijos
pidiéndote mil perdones

Es cierto que para ti
hemos sido unos malvados
y ahora aquí arrepentidos
a tus plantas nos hallamos

Dame fuerzas para que hoy
al moro pueda vencer
que hasta morir tu doctrina
te debemos defender

Mira postrados a todos
en llanto amargo y deshecho
prometiéndote no hacer
lo que hoy aquí hemos hecho

Pues por temer a la muerte
te abandonamos y huimos
perdónanos Santo Niño
lo mucho que te ofendimos

No consientas que tus hijos
queden hoy desamparados
míralos que te lo piden
con fervor aquí postrados

Vuélvete ya hacia nosotros
Niño hermoso muy amado
vuelve al lado de tus hijos
y abandona al mahometano

Se levantan los cristianos

( Se pone el sombrero )

Hijos míos a rescatar
a nuestro Niño sagrado
y confiar con que ahora
no nos deje abandonados

Combatid mientras que fuerzas
os hubiera de quedar
y que la victoria pueda
hoy nuestra mancha borrar

Que no se diga que España
dos veces vencida ha sido
que se diga que sus hijos
victoriosos han salido

A su encuentro ya salgamos
y su paso detengamos
y si rendirse no quieren
que mueran en nuestras manos

Y antes que se preparen
llamémosle la atención
no digan que hemos venido
por cogerles a traición

Pues hoy nuestro Niño hermoso
su ayuda nos prestará
y el ejército cristiano
victrioso quedará

Moro…

Al fin llegó mis soldados
el momento deseado
al derrotar de una vez
a esos pérfidos soldados
.
.
.
¡Viva el profeta Mahoma!
¡muera la Ley del cristiano!
y ahora todos a una vez
a ese Niño destrozarlo

Cristiano…

Detén tu boca sacrílega
detén tus tropas malvado
que a defender esa imagen
ha llegado aquí el cristiano

Moro…

¡Sarraceno! a las armas
que ya el momento ha llegado
a turbar nuestra alegría
esos canallas cristianos
.
.
.
Si en el combate pasado
viste la sangre correr
verás hoy en una hoguera
a tus cristianos arder

Cristiano…

¡Ooooh! que equivocado vives
mahometano desgraciado
ahora verás si es que también tiemblan
estos valientes cristianos

Pronto verás tus soldados
huyendo despavoridos
y victorioso saldrá
nuestro ejercito querido

No llegarás a explicarte
lo que a ti te pasará
y es que esa preciosa imagen
su ayuda nos prestará

La bandera del cristiano
victoriosa quedará
y el pabellón mahometano
arrastrado se verá

Verás toda tu alegría
convertirse aquí en tristeza
verás salir a tus tropas
huyendo con ligereza

Pues mira ya los cristianos
dispuestos a pelear
y contentos con la dicha
que muy pronto han de gozar

Verás que pronto esa imagen
a mi poder volverá
y tu completa derrota
todo el mundo lo sabrá

Moro…

No se como he tenido
bastante paciencia ya
para todas tus sandeces
llegarte hoy ha escuchar
.
.
.
Es que no sabias entonces
que tenía tanto poder
o es que no te quiso entonces
llegar a favorecer

Cristiano…

No sigas más mahometano
que más no puedo sufrir
que la sangre de mis venas
está muy próxima a hervir

Te he dejado rienda suelta
para ver donde llegabas
y también por convencerme
donde tu maldad llegaba

Pero veo es imposible
poderte más tolerar
porque todas tus palabras
a insultar a mi Dios van

Y el cristiano fervoroso
nunca debe consentir
que el Santo nombre de Dios
lo lleguen a maldecir

Quizás no este largo el día
que veas con claridad
que las leyes de Mahoma
sólo encierran falsedad

Llegarás a arrepentirte
y cuando se aparte el velo
que cubre tu inteligencia
verás claramente el cielo

Pero sin duda que entonces
remedio ya no tendrás
que estarás viendo la gloria
y sin poderla alcanzar

Moro…

La compasión me provoca
lo que de ti he escuchado
y con la risa en al boca
tranquilamente esperando
.
.
.
Si en la batalla pasada
te llegaste tú a salvar
me parece que en esta
con vida no has de quedar

Cristiano…

¿Qué no quede yo con vida
es tu intención mahometano?
tu si que has de morir hoy
en manos de los cristianos

Verás que ayuda nos presta
nuestro Niño Soberano
verás muy pronto a tu ejército
que quedará destrozado

( Se quita el sombrero )

Dulce Jesús de mi vida
divino y manso cordero
con tu poder y tu ayuda
hoy vencer al moro espero

Haz se conviertan en cristianos
y adoren tu religión
hazles ver con claridad
que se encuentran en un error

No me abandones Señor
en trances tan angustiosos
perdónanos nuestras culpas
Divino Dios Poderoso

( Se pone el sombrero )

Moro…

Déjate ya de oraciones
y pon tu espada en la mano
que con todos esos cuentos
no se vence al mahometano
.
.
.
¡Viva nuestra religión!
¡Viva Mahoma adorado!
y el Dios que adora el cristiano
siempre será blasfemado

(Saca la espada)

Cristiano…

¡Cristianos pronto a la lucha!
¡Viva nuestro Niño Dios!
¡Que salga siempre triunfante
nuestra santa religión!

FIN DEL SEGUNDO ENCUENTRO

TERCER ENCUENTRO

Cristiano…

¿Estas otra vez aquí
desdichado mahometano?
¿Aún vuelves a hacer frente
al ejército cristiano?

¿Qué intención es la que traes
para este sitio llegar?
¿Vienes acaso también
aún dispuesto a pelear?

¿No te sirve de vergüenza
que en el combate pasado
murieron en la lucha
casi todos tus soldados?

Abrigas pues la esperanza
o la creencia tal vez
de que a las tropas cristianas
conseguirás hoy vencer

Pues si traes esa intención
cara te ha de resultar
que de la caterva mora
ni uno solo ha de quedar

Si es que no te has convencido
pronto te has de convencer
y quizás sea ya tarde
para remedio poner

Que hoy no quedará un soldado
de ese ejército malvado
y el fanfarrón de Mahoma
se quedará destrozado

Te juro ha de quedar
memoria de los cristianos
y se verá claramente
lo que sois los mahometanos

Pronto el agua de los ríos
color rojo llevará
por vuestra maldita sangre
que hasta ellos llegará

Pues vuestra perversa raza
extinguida quedará
y la bandera cristiana
por donde quiera andará

Y a ti que valor aún tienes
para venir a insultar
a mi Dios y religión
¡El castigo te he de dar!

(Saca la espada)

Soldados, manos a las armas
que vamos a pelear
y de una vez para siempre
con la raza mora acabar

No os apiadéis de sus gritos
ni les tengáis compasión
y que resplandezca siempre
nuestra santa religión

¡Viva nuestra religión!
¡Viva nuestro Niño amado!
¡Viva siempre el dulce nombre
de Jesús Sacramentado!

Moro…

¡Cristiano! Detén tus tropas
y ten de mi compasión
y por tu Niño bendito
escucha con atención
.
.
.
Pero al ver tan claramente
que me encuentro en un error
aborrezco a ese Mahoma
y también su religión

Cristiano…

Detente ya sarraceno
y para pronto de hablar
que las tropas del cristiano
no se dejan engañar

¿Has creído convencerme
con tus palabras traidoras
de que aborreces tus leyes
y mi religión adoras?

¿No recuerdas otra vez
también llegaste a mí
diciendo querías la paz
y no querías combatir?

¿Qué intención era la tuya
en los momentos aquellos
engañar a los cristianos
para hacerte dueño de ellos?

Vienes otra vez ahora
con esa mala intención
pues hoy no quedará uno vivo
en todo tu batallón

Si en tu pecho no encerrases
un corazón tan malvado
si creería entonces
que te habías trasformado

Pero como te conozco
no me puedes engañar
que con tanta hipocresía
más declaras tu maldad

No dudo claramente
que en el combate pasado
te huiste de convencer
del valor de mis soldados

Y viendo, te es imposible
ya por la fuerza vencer
para conseguir tu intento
traición tratas hoy de hacer

Pero muy mal has pensado
al creer me engañarías
y hacer que de esa forma
a mis tropas vencerías

Moro…

¡Cristiano! por Jesucristo
no pienses que soy traidor
que hoy vengo aquí arrepentido
como humilde pecador
.
.
.
Desde hoy soldados moros
sus leyes renegaran
y el grito de viva España
solo en sus labios se oirá

Cristiano…

Cristianos, más no aguardemos
muera la gente traidora
que engañar no se dejan
los que a Jesucristo adoran

No os fiéis de las promesas
con que este moro os halaga
son enemigos de Dios
verdugos de nuestra raza

No creáis en lo que dicen
que cristianos quieren ser
es una trampa que buscan
para poderos vencer

Tarde llegas sarraceno
nuestro perdón a implorar
que las maldades e infamias
no se pueden perdonar

Justo es que sufra castigo
quien a Dios ha blasfemado
ya es hora de que se acabe
de una vez con los malvados

Sabes que más de una vez
llegué ofreciéndoos la paz
y tú con malas maneras
me hubiste de rechazar

¿Recuerdas que te invité
cuando remedios tenías
a renegar tu doctrina
y que adorases la mía?

Pues si hubieses aceptado
la invitación que te hacía
hoy te encontrarías feliz
y a nuestro lado estarías

Moro…

¡Oh Santo Niño Bendito!
padre de todo cristiano
dirige aquí una mirada
a estos pobres mahometanos
.
.
.
Te repito Santo Niño
que hagas ver a los cristianos
que queremos ser tus hijos
y arrepentidos estamos

Cristiano…

Sarraceno, basta ya,
que ese Niño tan sagrado
ha atendido ya tus suplicas
y mi pecho ha ablandado

Deberías ser castigado
por lo que tú has ofendido
pero te perdono todo
por verte ya arrepentido

Un cambio muy repentino
en mi corazón ha habido
y es que esa preciosa imagen
su mano a ti ha extendido

Yo todo te lo perdono
y te creo de corazón
más no sé si tus soldados
tienen la misma intención

Y para más convencerme
de que no me harás traición
quiero me rindan las armas
entero tu batallón

Moro…

Cristiano por complacerte
daríamos nuestras vidas
¡Soldados todas las armas
quiero que tengáis rendidas!
.
.
Yo también voy a ponerme
de rodillas a tus pies ( Se baja del caballo )
y cuanto me pesa que antes
no te llegará a conocer

Cristiano…

Detente hermano querido
más pruebas no necesito
levántense tus soldados
que ya su intención he visto

Entre todos los cristianos
un buen puesto has de ocupar
pues en el arrepentimiento
analicé tu bondad

Vamos caminando al templo
que bautizado serás
y el ministro del Señor
tus culpas perdonará

Moro y Cristiano…

¡VAMOS SOLDADOS QUERIDOS!
¡PASEMOS A SER CRISTIANOS!
¡Y DEMOS TODOS UN VIVA
A ESE NIÑO SOBERANO ¡

FIN

[/tt_section_title]